El cuerpo como casa del alma. Una serie que habla de la soledad.

Caras y figuras herméticamente cerradas contrastan con la complejidad que muestran en su interior. Mediante la superposición de varias capas semitransparentes de papel japonés el artista crea una gran riqueza individual en cada una de ellas. Seres solos y únicos a la vez.